La Escucha

Cuando te pido que me escuches

y empiezas a darme consejos,

no has hecho lo que te pedí.

Cuando te pido que me escuches

y empiezas a decirme el porqué no debería sentirme así,

estás pisoteando mis sentimientos.

Cuando te pido que me escuches

y sientes que debes hacer algo para solucionar mis problemas,

me has fallado, por extraño que pueda parecerte.

Escucha.

Todo lo que te pido es que escuches.

No hables o hagas, sólo óyeme.

Puedo hacer por mí mismo, no soy inútil.

Tal vez esté desanimado y vacilante pero no desesperanzado.

Cuando haces algo por mí que yo puedo o necesito hacer por mí mismo, contribuyes a mi miedo y debilidad.

Mas cuando aceptas el simple hecho de que realmente siento lo que siento,

No importa cuan irracional pueda ser, entonces puedo dejar de convencerte

y ponerme a tratar de entender qué hay detrás de ese sentimiento irracional.

Y cuando está claro, las respuestas son obvias y no necesito consejo.

Entonces, por favor,

escucha y sólo óyeme,

y, si quieres hablar,

espera tu turno y te escucharé.

Autor desconocido, Tomado del Manual de Mediación Lee Field, Gran Bretaña Sam Evans, USA. Traducción: Clr. Susana Zima

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: