El camino de la Verdad

Por Pablo Videla Dorna.

Imagino la verdad como un camino de una sola vía, una sola dirección para transitar. En este camino, que sigue una línea recta, jamás nos podríamos perder. Si alguien nos preguntara: “¿Hacia dónde vas?”, diríamos con total seguridad “Para allá”. El paso sería firme y decidido. Si bien es verdad que en esta senda no cabe la posibilidad de descarriarse, no siempre es de fácil tránsito. A veces el camino se vuelve escarpado y duro. A veces en el camino hay espinas, y cizaña. A veces, para mantenerse en esta senda hay que cruzar aguas pantanosas, o terrenos cenagosos. A veces, nos vemos obligados a cruzar aguas claras, que nos muestran nuestro reflejo.

La mentira por otro lado es como un camino de encrucijadas. Podemos transitar distintas sendas, algunas más anchas, otras más angostas, algunas, tal vez, rectas y otras en curva. Estas sendas, se bifurcan en nuevas también más anchas, mas angostas, algunas, tal vez, rectas o en curva. A diferencia del camino de la verdad, es sumamente fácil de transitar. No nos encontraremos con obstáculos, o con dificultades. Pero hay que tener cuidado: las sendas de la mentira muchas veces no están pavimentadas, o nos llevan a callejones sin salida y hasta a veces, terminan en la nada misma. Avanzar por estas sendas apareja, con tantas idas y vueltas, la posibilidad de perder completa noción de cual fue nuestro punto de partida.

¿Por qué razón transitaríamos estos caminos? Quizá elegimos caminar por alguna calzada alternativa cuando nos rendimos ante las adversidades que la senda de la verdad nos presenta. Quizá cuando conscientes de lo difícil que va a ser el camino, pensamos que podemos alcanzarlo por otro más fácil, más corto, y así nos terminamos perdiendo. Quizá, tomamos curvas y curvas porque queremos ahorrarle a otro el tránsito por verdaderas aguas pantanosas. O quizá, no queremos aceptar eso que vemos reflejado en el agua clara, y preferimos ver un reflejo turbio en un pozo de agua estancada.

Pablo Videla Dorna realizó el Entrenamiento en Habilidades Sociales de Lumninariaz y este texto fue inspirado en la lectura de “La Salud de los Enfermos” de Julio Cortazar.

Foto: Jonathan Teel, theheartintuitive.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: